Riesgos: Continuando con la inflación

Retomando el tema de la inflación y definiéndolo nuevamente como el aumento del valor en los precios de bienes y servicios, veamos que sucede a continuación:

Otro ejemplo podríamos tomarlo en las frutas y verduras que compramos diariamente en los mercados. Claro estamos ahí despreciando y quitando algunos indicadores como el aumento del precio que hace el señor que vende la verdura (su ganancia), el traslado, las gasolinas y el tipo de cambio con el cual traen de la central de abastos a los supermercados nuestros alimentos, pero básicamente las cuentas y el ejemplo es el mismo. El aguacate, manzanas y tortillas no cuestan lo mismo que hace 5 años.



Sin embargo aquí la pregunta es ¿realmente nos afecta tanto a la inflación?

Una persona podría ver que de un año a otro realmente no hay un impacto grave para su bolsillo y sobre esa idea despreciar que esté perdiendo su dinero un 5% - 7% al valor que le corresponde, pero ¿Qué sucede si lo acumulamos 10 años?

Tendremos una inflación que se acumuló alrededor del 50%: de tener un $1MM ahora cuentas con la mitad, de poder comprar un cartón de leche solo puedes llevarte 6 litros. Claro el papel que tienen tus billetes seguirá viéndose igual pero lo que podías comprar con ese dinero se habrá transformado en puro aire.


El principal problema de la inflación: es Acumulativa.

Otro ejemplo más preocupante es cuando la inflación empieza a tomar niveles rápidos de elevación, esto significa que la inflación no se queda en niveles tranquilos de 4% a 7% y llega a dispararse a niveles críticos de 60%, 100% o 150%. Algunos casos documentados en la historia son aquellos de Argentina, Venezuela e incluso Grecia en su momento. De estos casos estaremos hablando en la siguiente nota para poder detallar un poco qué es lo que sucedió y como impacta, eso traído de las historias que contaron algunos argentinos en su momento que vieron la crisis junto con sus papás siendo niños o propiamente ellos al ganar dinero en su salario y ver que se volvía aire frente a su nariz.

En resumen, guardarlo en tu casa o el banco no sirve de nada si no cuentas con una estrategia que al menos te proteja el riesgo de la inflación en el largo plazo. Diversas opciones existen en el sistema financiero, si te interesa aprender donde poner tu dinero solo envíanos un mensaje en los contactos de la página.


Y tú, ¿Dónde guardas tu dinero?